El Proyecto de la Bruja de Blair: 15 años después

domingo, 3 de agosto de 2014
A través de una mentira que parecía muy real, los creadores de “El Proyecto de la Bruja de Blair (The Blair Witch Project)” dieron el gran golpe en taquilla e introdujeron un nuevo género de terror: el metraje encontrado (del inglés “found footage”). Producto de un momento determinado en el que Internet era lo bastante grande para difundir rumores, pero no lo suficiente como para desmentirlos, es considerada por Forbes (y por casi todo el mundo) como no solo una de las primeras, sino la mejor campaña de marketing viral. Este verano se cumplen 15 años desde que una película dirigida por dos estudiantes de cine y rodada con videocámaras cambió las normas del cine de terror, redefinió Hollywood y dio a conocer la importancia de Internet como medio publicitario.



La realidad tras uno de los hitos cinematográficos.

Una gran cantidad de ficción entró en juego a la hora de convertir la película de terror, aparentemente real, “El Proyecto de la Bruja de Blair”, en una realidad. Comenzando con su argumento, que aparece convenientemente resumido en una especie de títulos de crédito que sirven como tarjeta de presentación justo antes de que comience la película: “En 1994, tres estudiantes de cine con más cámaras que sentido común se adentraron en los bosques de Maryland para investigar la leyenda de la Bruja de Blair. Nunca regresaron, pero un año más tarde las grabaciones que hicieron durante su desafortunado viaje fueron encontradas y mostradas al mundo”.

Pero lo que ocurrió en realidad fue lo siguiente. En primer lugar, las grabaciones que vemos en la película fueron grabadas en 1997, no en 1994. En segundo lugar, los estudiantes de cine no eran realmente estudiantes de cine, sino actores que habían hecho una audición para formar parte de esta producción, tan inspiradora como imprudente. Por último, la misma Bruja de Blair - junto con toda la mitología a su alrededor - fue una invención, ideada por los directores de la película, Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, que continuaría siendo desarrollada posteriormente por otros autores en diferentes libros y videojuegos vinculados a la película.

Lo único auténtico en “El Proyecto de la Bruja de Blair” son las escenas de los tres “estudiantes”, Heather (interpretada por Heather Donahue), Josh (Joshua Leonard) y Mike (Michael C. Williams) caminando por los bosques de los alrededores de Burkittsville, Maryland. El trío pasó varios días en mitad de la naturaleza, llevando sus propios suministros, inventándose sus propios diálogos (a partir de un detallado guión escrito por los directores) y filmando su viaje con un par de cámaras: una videocámara Hi-8 y una cámara de 16mm que grababa en blanco y negro.


Pero incluso este pequeño atisbo de realidad queda envuelto en ficción puesto que los actores seguían la ruta que les habían preparado los cineastas, quienes trazaban su trayectoria por el Parque Estatal de Seneca Creek en Maryland con unidades GPS. Durante la grabación, los directores interactuaban regularmente con los actores fuera de cámara para pedirles que hicieran diferentes tomas de una misma escena o para darles notas sobre cómo actuar y sobre el desarrollo de la historia, por ejemplo, cómo reaccionar al encontrarse determinados objetos o al escuchar determinados sonidos. Para una película que consigue su drama y sus sustos por su inmediatez, lo cierto es que en su mayor parte casi todo estaba cuidadosamente planeado con antelación.

Y esto es lo más impresionante de “El Proyecto de la Bruja de Blair”, que mientras la estás viendo no te das cuenta de cómo manejan los hilos. Aunque por supuesto, puedes percibir grietas en el guión si prestas la suficiente atención, especialmente tras varios revisionados. Pero todo el trabajo preliminar llevado a cabo por los directores le da a la película una coherencia interna y un desarrollo narrativo que no han tenido el resto de películas de “metraje encontrado” que aparecerían después.

Por ejemplo, en 2007 se estrenó “Paranormal Activity”, que se basa en diferentes intentos de asustar al espectador utilizando la estética de película de metraje encontrado (normalmente definido como una cámara con un punto de vista en primera persona, con un montaje irregular y entrevistas al estilo de falso documental, entre otros elementos) para lograrlo, pero sin pensar demasiado en desarrollar lo que sucede entre susto y susto. A diferencia de esto, “El Proyecto de la Bruja de Blair” no aísla sus momentos más escalofriantes del resto de la historia; en su lugar, la película se desarrolla en conjunto, guiándonos de forma natural e inevitable hacia el terrible destino de los personajes.



Un nuevo género, precursor de la telerrealidad.


Aunque “El Proyecto de la Bruja de Blair” es considerado como el largometraje que hizo comenzar el auge de las películas de metraje encontrado en el cine contemporáneo, técnicamente no fue la primera de este estilo. La perturbadora película italiana de 1980, “Holocausto Caníbal (Cannibal Holocaust)” empleó el mismo argumento de “un grupo de cineastas se perdió en el bosque y aquí está lo que grabaron”, pero utilizando caníbales en lugar de brujas como antagonista. E incluso antes, pseudo documentales como el infame “Este Perro Mundo (Mondo Cane)” de 1962, que buscaba hacer pasar por reales unas grabaciones falsas de muertes espantosas y caos en general.

A pesar de no ser la primera de su género, “La Bruja de Blair” ha tenido un impacto más duradero que sus predecesoras, debido a su habilidad de ejecución, su grado de éxito y, lo que es más importante, que apareció en el momento oportuno. Curiosamente, su aproximación al documental surgió inicialmente a causa de necesidades económicas más que creativas. En una entrevista realizada por la revista Entertainment Weekly en 1999, Sánchez dijo: “Iba a tener el aspecto de un documental porque no teníamos dinero”.

Estrenada en 1999, poco antes del auge de la telerrealidad - aún quedaba un año para que la CBS estrenara el programa “Supervivientes (Survivor)”, pero la MTV ya estaba emitiendo la octava temporada de “The Real World” - la película predijo una época en la que grabar nuestra vida diaria sería algo natural, especialmente entre jóvenes interesados por las tecnologías, como los protagonistas de la cinta. Heather, la directora del documental dentro del falso documental, tiene la costumbre de seguir rodando incluso cuando no está grabando material para su proyecto. Cuando le preguntan que por qué quiere “grabar todas las conversaciones en vídeo”, se detiene un momento antes de contestar “Tengo una cámara. No hace daño.” Para ella, la mera existencia de la cámara justifica su uso; en realidad sería más raro no estar grabando todo el tiempo.


Obviamente, el recurso narrativo central de la película requiere que Heather adopte esta actitud, puesto que si no estuviera filmando constantemente, tanto a sí misma como a Josh o a Mike, no habría ninguna grabación que pudiéramos “encontrar”. Pero hay otro nivel en su obsesión a seguir rodando sin importarle lo extrema que sea su situación; como Josh comenta durante la película, Heather consigue distanciarse de lo que realmente está sucediendo al tratar su vida como si de una película se tratara. La realidad parece un poco mejor, un poco más divertida y un poco menos espeluznante vista a través del objetivo de una cámara. En varios momentos durante la película, especialmente cuando su situación se vuelve cada vez más desesperada, le piden e incluso la amenazan para que deje de grabar, algo que no se siente capaz de hacer insistiendo que, “Es todo lo que me queda.

 
Creando una leyenda.

En la idea inicial que Myrick y Sánchez tenían para “La Bruja de Blair”, las últimas grabaciones realizadas por los estudiantes de cine tan solo iban a ser una parte de un gran falso documental. Cuando finalizaron el rodaje en Maryland, el equipo de producción volvió a Florida, donde comenzaron a trabajar en lo que denominaron “Fase II” de “El Proyecto de la Bruja de Blair”, durante la cual incorporarían nuevos elementos como entrevistas con expertos en ocultismo y con los padres de los estudiantes desaparecidos, también interpretados por actores. Pero mientras revisaban y montaban las grabaciones de Heather, Josh y Mike, sintieron que el material tenía la suficiente fuerza como funcionar por sí solo.

De este modo, la realidad de la película fue remodelada una vez más en la sala de montaje mientras los directores construían secuencias completamente nuevas a partir de varias escenas diferentes, y omitían o cortaban las improvisaciones de los actores que no encajaban según su punto de vista. Por ejemplo, a Myrick y Sánchez les pareció que el ambiente estaba bastante alterado desde las primeras grabaciones, con los actores discutiendo entre ellos incluso antes de llegar al bosque. Así que eliminaron estas peleas pero dejaron los momentos más tranquilos y divertidos - representando la relación entre los personajes como más armoniosa de lo que realmente era.


Es decir, los directores estaban creando un guión a partir de un rodaje sin editar, del mismo modo en que lo hacen los programas de telerrealidad actuales. En esa industria, la tarea de manufacturar una realidad dramática a partir de una realidad real cae en manos de los editores de historias (“story editors”), quienes emplean muchas de las técnicas que Myrick y Sánchez utilizaron al hacer “La Bruja de Blair”, incluyendo la recontextualización de imágenes, enseñar a los actores qué decir en una escena en particular, y provocando circunstancias artificiales que garantizan que se desarrolle un conflicto. Es por eso que programas como “Duck Dynasty” le deben a “El Proyecto de la Bruja de Blair” lo mismo que películas como “Devil Inside”.
 

La película llega a las pantallas.

La ilusión de realidad fue el principal gancho comercial de “La Bruja de Blair” y lo que incitó al público a acudir a los cines en masa. Debido a películas como “Scream”, el género de terror se estaba ahogando en una fuerte consciencia de sí mismo a finales de los 90, dominado por películas que sabían que eran películas y a las que les gustaba hacer guiños al espectador entre asesinato y asesinato. La película de Myrick y Sánchez se posicionó como la antítesis a esto, ya que querían que los espectadores creyeran que lo que sucedía en la pantalla era auténtico, en lugar de deliberadamente artificial. La seriedad de la película, junto con su por aquel entonces extraño estilo, es indudablemente lo que impactó y sorprendió a la primera oleada de espectadores que acudieron a su estreno mundial en el Festival de Cine de Sundance en 1999.

Fue allí, en Park City, Utah, donde “El Proyecto de la Bruja de Blair” recibió por primera vez la reputación de ser la película más escalofriante de los últimos años. La distribuidora que adquirió la película - la ahora desaparecida Artisan Entertainment - continuó reforzando exitosamente esa impresión en la campaña publicitaria de “La Bruja de Blair”, ayudada por la apasionante cobertura mediática de Sundance. Para cuando la película se estrenó en cines ese verano, poca gente sabía de qué trataba, pero sí sabían que se suponía que era “totalmente escalofriante”.


Mientras que la hipérbole rodeando “El Proyecto de la Bruja de Blair” elevó la película a un mayor nivel de popularidad, esto también provocó que aumentara su nivel de exposición a todo tipo de críticas. Los espectadores entraban en los cines esperando volverse locos de miedo y, cuando esto no sucedía, salían enfadados y confusos - y también un poco mareados debido al manejo manual de las cámaras. Aunque la película fue un éxito, provocó divisiones extremas, con una significativa parte del público a la que no le importaba el tipo de terror que empleaba, mucho más psicológico, en lugar de los sustos repentinos. 

El hecho es que el verdadero tema de la película - y la fuente de su terror - no es en absoluto la bruja del título, sino la forma en que personas aparentemente normales y equilibradas pueden volverse en contra los unos de los otros (y contra sí mismos) cuando se encuentran en situaciones extremas. En el fondo, “El Proyecto de la Bruja de Blair” es una representación del quiebre del orden social desarrollado en un microcosmo, así como la destrucción del sentido de sí mismo de un individuo. Y como tal, es más inquietante que aterrador, lo que va unido a decepcionar a cualquiera que únicamente estuviera esperando una oleada continua de sustos y sobresaltos.

Las contradictorias reacciones que el público general tuvo ante “El Proyecto de la Bruja de Blair” pudo ser una de las razones por las que la mayoría de las películas de terror de metraje encontrado que se estrenaron después han empleado finales más convencionales. Por ejemplo, “Paranormal Activity” y sus secuelas son poco más que historias de casas encantadas con un fantasma que se aparece por la noche, mientras “El Último Exorcismo (The Last Exorcism)” incorpora muchas de las características diabólicas hechas famosas por William Friedkin en su gran éxito de 1973, “El Exorcista (The Exorcist)”. En ambos casos, el estilo de falso documental es principalmente un truco para llevar a cabo sustos ya habituales de un modo un poco más original. Intencionadamente o no, “La Bruja de Blair” tiene aspiraciones más altas; utiliza los elementos del documental no necesariamente para hacer la historia auténtica, sino para hacer las sensaciones y sentimientos inspirados por la historia - miedo rabia y desesperación - auténticos. La grabación puede ser ficticia, pero las emociones son reales.



La primera campaña viral.

En el comienzo de la era de Internet, fue una película de terror financiada independientemente y con recursos limitados quien enseñó a Hollywood cómo emplear el poder del marketing en la red de redes.

Para ver ejemplos perfectamente conservados de cómo era el marketing de las películas en los primeros años de Internet, puedes visitar las páginas web de las películas “Space Jam” y “Tienes Un E-m@il (You’ve Got Mail)” estrenadas por Warner Bros. en 1996 y 1998 respectivamente. Ambas webs fueron creadas, estrenadas y mantenidas por el estudio para que sirvieran de apoyo a la campaña publicitaria de las mismas. Reúnen las características de los diseños de las primeras páginas web - desde gráficos limitados y mucho texto hasta una pequeña gama de colores y estructura cuadrada. Más allá de su diseño retro, lo que llama la atención cuando visitamos estas páginas hoy en día es lo superficiales que parecen. Mientras que cada una contiene una adecuada cantidad de información (en particular la de “Space Jam”), ninguna hace especial hincapié en vender a los visitantes la experiencia de ver la película. Esto tiene sentido puesto que, en aquel momento, la publicidad en televisión y medios impresos era el principal modo que los estudios utilizaban para promocionar sus producciones al público general; Internet tan solo era un apéndice de la campaña de marketing en lugar de ser la parte fundamental, como sucede actualmente.

Incluso aunque las herramientas de las páginas web aumentaron durante los 90, las grandes compañías de cine prefirieron continuar con los métodos tradicionales (y caros) de publicidad, dejando la exploración de la frontera digital a otros, como los creadores de “El Proyecto de la Bruja de Blair”. Desde el principio, Myrick y Sánchez parecieron ser conscientes de que conseguir que su largometraje fuera visto y estrenado supondría, de muchas maneras, un desafío mucho más grande que el de conseguir rodar la película. Para cuando los dos comenzaron a rodar “La Bruja de Blair” en 1997, la industria de cine independiente se había convertido en un gran negocio, y aunque eso significaba que el mercado para las películas de bajo presupuesto y que desafiaban lo convencional era más grande, también era más fácil que una película terminara perdida, en los circuitos de festivales donde todos competían por atraer la atención de las mismas distribuidoras o, si llegaban tan lejos, en los cines.


Pero Myrick y Sánchez tuvieron la suerte de que su película llegara con un gancho comercial - concretamente, ¿era “La Bruja de Blair” ficción o realidad? A diferencia de hoy en día, donde el metraje encontrado se ha convertido en un género en sí mismo, a finales de los 90 aún existía la posibilidad de persuadir a los espectadores de que la realidad manufacturada de la película podía ser en verdad algo real. Esta ilusión quedó aún más reforzada por el manejo deliberadamente casero de las cámaras, así como por el hecho de que los tres actores eran completamente desconocidos.

Los directores convirtieron la duda sobre la autenticidad de la película en su principal atractivo desde el principio, cuando aún se encontraban recaudando fondos para financiar la cinta durante el verano de 1997. Una de las personas que vio potencial en la idea fue el productor de cine independiente John Pierson, que invitó a Myrick y Sánchez a emitir parte de un primer piloto que habían hecho para la película - junto con material adicional que él financiaría - como un segmento para su programa de televisión “Split Screen”, que estaba finalizando su primera temporada en el canal IFC. El programa presentó la película como un hecho real, y tras la emisión del episodio, los cineastas se emocionaron al saber que los espectadores parecían habérselo creído. En octubre, la financiación estaba lista y el reparto y el equipo de “La Bruja de Blair” se adentraron en los bosques para aproximadamente una semana de grabación.

En abril, imágenes de la ya completada “El Proyecto de la Bruja de Blair” aparecieron una vez más en “Split Screen” como parte del estreno de la segunda temporada del programa. Pero sería en febrero de 1998 cuando los directores marcarían un antes y un después al estrenar la primera versión de la página web de la película, blairwitch.com. Al principio, la página ofrecía muy poca información, escudándose en la falsa explicación de que posibles problemas legales estaban impidiendo a los cineastas ofrecer más detalles sobre las grabaciones incluidas en la película. El tráfico a blairwitch.com y haxan.com (la web oficial de Haxan Films, la productora de Myrick y Sánchez) experimentó un gran aumento tras las segunda aparición de la película en “Split Screen”, con carteles que especulaban sobre su veracidad, un debate que los cineastas dejaron desarrollar manteniéndose al margen.


Más tarde, en octubre de 1998, un oyente llamó al popular programa matinal de radio “The Mark & Brian Show” y habló sobre la película y su página web en directo, lo que se tradujo en 2500 visitantes en tan solo dos días. La película logró llamar más la atención cuando fue admitida en Sundance, ayudando a atraer multitudes a la primera proyección de la película en el festival.

 
Despliegue publicitario.

Tras la adquisición de “El Proyecto de la Bruja de Blair” por parte de Artisan en Park City, la distribuidora dio instrucciones a los cineastas de que continuaran desarrollando la web, añadiendo una gran cantidad de contenidos que reforzaban la declaración de la película de ser real, incluyendo supuestas fotos policiales, entrevistas con expertos ficticios y una mitología inventada sobre la Bruja de Blair. Mientras el estreno de la película, planeado en mitad de verano, se acercaba, blairwitch.com estaba consiguiendo dos millones de visitas cada día, y los visitantes declaraban estar fascinados y aterrorizados por la cuidadosamente trabajada imitación de la vida real que hacía la película.

La web demostró ser una herramienta de marketing tan poderosa que Artisan decidió no pagar por ningún anuncio publicitario en televisión - aunque sí emitieron un especial de una hora de duración en el Canal Sci-Fi titulado “La Maldición de la Bruja de Blair”, donde de nuevo presentaban el caso de los estudiantes desaparecidos y el descubrimiento del material que habían grabado como si se tratara de un hecho real.


Toda la expectación que generó en Internet tuvo grandes resultados cuando “El Proyecto de la Bruja de Blair” se estrenó en cines el 16 de julio de 1999; estrenada en un principio en tan solo 27 salas, la película recaudó 1.6 millones de dólares en su primer fin de semana, una cifra que aumentaría a 140 millones al final de su andadura en cines.

 
Legado.

Hasta hoy en día, “La Bruja de Blair” permanece siendo una de las películas independientes más rentables jamás estrenadas, y mucho de ese éxito puede atribuirse a su innovador modo de usar Internet para atraer la atención de forma gratuita. blairwitch.com no se limitó a vender la cinta, sino que ofrecía a los visitantes una experiencia única de forma separada a la película, pero que a su vez reforzaba el concepto principal en la mente de la gente.

Siguiendo los pasos de “El Proyecto de la Bruja de Blair”, el papel de Internet en el marketing de las películas fue reconsiderado en las salas de juntas de Hollywood, con un énfasis en utilizar contenidos originales y fáciles de usar como juegos, vídeos del “cómo se hizo…”, galerías de fotos, etc.

 

Actualmente, prácticamente cualquier éxito de taquilla estrenado por algún gran estudio tiene una importante presencia en Internet que incluye una adornada web junto con una página de Facebook, una etiqueta en Twitter o incluso un Tumblr. Si “Space Jam” o “Tienes Un E-m@il (You’ve Got Mail)” se hicieran en la actualidad, no sería suficiente el simple hecho de tener una página web, se les exigiera una experiencia web en condiciones.


Traducción propia de un extracto del libro "Film Firsts: The 25 Movies That Created Contemporary American Cinema" (2014) de Ethan Saul Alter.

Tokio Blues

domingo, 30 de diciembre de 2012
.

La música cambió a una melodía de Billy Joel. Alcé la cabeza, contemplé las nubes oscuras que cubrían el Mar del Norte, pensé en la infinidad de cosas que había perdido en el curso de mi vida. Pensé en el tiempo perdido, en las personas que habían muerto, en las que me habían abandonado, en los sentimientos que jamás volverían.

Seguí pensando en aquel prado hasta que el avión se detuvo y los pasajeros se desabrocharon los cinturones y empezaron a sacar sus bolsas y chaquetas de los portaequipajes. Olí la hierba, sentí el viento en la piel, oí el canto de los pájaros. Corría el otoño de 1969, y yo estaba a punto de cumplir veinte años.

Volvió a acercarse la misma azafata de antes, que se sentó a mi lado y me preguntó si me encontraba mejor.

– Estoy bien, gracias. De pronto me he sentido triste. Es sólo eso – dije, y sonreí.
– También a mí me sucede a veces. Le comprendo muy bien – contestó ella. Irguió la cabeza, se levantó del asiento y me regaló una sonrisa resplandeciente–. Le deseo un buen viaje. Auf Wiedersehen!
Auf Wiedersehen! – repetí.


"Tokio Blues (Norwegian Wood)"
Haruki Murakami 



James Dean

domingo, 29 de julio de 2012


  

¿Has tenido alguna vez la sensación de que no puedes hacer nada? Quiero decir, ¿no te ha pasado alguna vez que, sabiendo que tienes que hacer alguna cosa, te das cuenta de que no tienes ningún control sobre la forma de llevarla a cabo? Todo lo que sé es que tengo que hacer algo. Todavía no sé exactamente qué, pero cuando llegue el momento, lo sabré. Tengo que seguir intentándolo hasta dar con ello. ¿Entiendes lo que quiero decir?

Imagínate, por ejemplo, que yo sé que quiero ser actor, pero que no es exactamente eso... Ser sólo actor o director, aunque sea uno muy bueno, no es suficiente...

Creo que no hay nada que no puedas hacer, si te entregas de lleno. Lo único que impide que la gente consiga lo que quiere son ellos mismos. Ponen demasiadas barreras en su camino. Es como si tuvieran miedo de triunfar. Creo que sé por qué les ocurre esto. El triunfo lleva consigo una enorme responsabilidad, y cuanto más grande sea el triunfo, mayor es la responsabilidad...

Pero yo creo que si no tienes miedo, si pones todo tu ser, todo lo que en ti hay de valioso, si pones todo tu empeño en conseguir un objetivo final, nada podrá impedir que lo alcances. Se trata de que aceptes el mundo tal como es y dejes que todo fluya normalmente hacia ti, que te envuelva. Si lo haces, las cosas empezarán a funcionar a tu alrededor como nunca soñaste que pudieran hacerlo.

Por eso voy a seguir con esto. No quiero ser sólo un buen actor. No quiero ni siquiera ser el mejor. Quiero crecer y crecer, crecer tanto que nadie me pueda alcanzar. No para demostrar nada, sino simplemente para llegar adonde tienes que llegar cuando dedicas tu vida entera y todo lo que eres a una sola cosa.

Quizá lo que voy a decirte te parezca una locura o puro egocentrismo, pero creo que sólo existe una forma de grandeza en el hombre. Si un hombre consigue llenar el vacío que separa la vida de la muerte, si puede vivir después de muerto, quiero decir, entonces es posible que sea un gran hombre. Cuando se habla de triunfar, se habla de llegar a la cima. Pero la cima no existe. Tienes que seguir y seguir, sin detenerte nunca en ningún lugar. Para mí, el único triunfo, la única grandeza de un hombre, reside en la inmortalidad. Que tu trabajo se recuerde a lo largo de la historia, dejar algo en este mundo que permanezca durante siglos: en esto consiste la grandeza.

Quiero crecer hasta sobrepasar este pequeño y mezquino mundo en que vivimos. Quiero dejarlo todo atrás, todos los pensamientos triviales sobre cosas totalmente insignificantes, cosas que de todos modos nadie recordará dentro de cien años. Existe un nivel en algún lugar donde todo es sólido e importante. Voy a intentar alcanzarlo para encontrar ese sitio en el que yo creo, cerca de la perfección, un lugar donde todo este confuso mundo debería estar, y podría estar, si se tomara el tiempo necesario para aprender cómo.


James Dean


Etapas

lunes, 11 de junio de 2012




Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, cerrando puertas o cerrando capítulos. Lo importante es poder cerrarlos y dejar ir momentos de la vida que se van terminando. 

 ¿Terminó tu trabajo? ¿Se acabó tu relación? ¿Ya no vives más en esa casa? ¿Debes irte de viaje? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués, en repetir el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual cosa. 

El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos estamos encaminados a ir cerrando capítulos, a pasar la página, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y a seguir adelante. 

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas que ya no existen, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. 

¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! 

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar la vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente. 

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú. Suelta el resentimiento. El repetir "tu película personal" para darle y darle al asunto. Lo único que consigues es dañarte mentalmente, envenenarte, y amargarte. 

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no dejas ir? ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?) ¿Necesidad de aclaraciones? ¿Palabras que no se dijeron? ¿Silencios que lo invadieron? 

Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio. 

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a que volver. Cierra la puerta, pasa página, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Por salud mental, por amor a ti mismo, desprende lo que ya no está en tu vida. 

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste solo. Por lo tanto, es costumbre vivir contigo mismo, y es un trabajo personal aprender a vivir solo, sin la compañía humana o física que hoy te duele dejar ir. 

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque recuerda, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate. 

Hay muchas palabras que significan salud mental y cualquiera que escojas te ayudará a seguir adelante con tranquilidad. 

¡Esa es la vida! 


Paulo Coelho 

Unlocked

viernes, 11 de mayo de 2012


Ahora que puedo despedirme como quisiera haberlo hecho entonces, ahora que puedo ser objetivo con este “adiós”, ahora que ya nos hemos hecho daño… Ahora que ya hemos roto corazones, ahora que no sé si cuando me marche volveré a verte algún día... Te pido perdón ahora, te pido perdón por todos los viajes que no hemos hecho, por todos los lugares a los que no fui contigo por falta de tiempo, perdón por haberte dado demasiados abrazos, perdón por haberme sentido feliz a tu lado, por haberte comido a besos y a mordiscos... Perdón por no saberte cantar canciones, por levantarme despeinado, por ser lo primero en lo que pensaba al despertar...


Te pido perdón por sentir todo lo que sentí, porque te abracé demasiado fuerte y con demasiadas ganas, porque te cogí de la mano y no quise soltarte. Te pido perdón porque quise hacerte el amor en todas partes, perdón por lo poco que te llamé por teléfono, por no enviarte demasiados mensajes y por ser ya tarde cuando me di cuenta de todo. Perdón porque te dije cosas que no sentía cuando me enfadé y tonteé para hacerte sentir celos, perdón por querer quitarte los enfados con abrazos y besos, por no saber enfadarme, por no saber decirte que no.


Perdón porque creí que la distancia sólo separaría nuestros cuerpos y no nuestros corazones, porque no quise dejar de sorprenderte, perdón si no te hice caso cuando me decías algo. Te pido perdón así, de este modo, porque no te conté todo, no te dije el miedo que me daba que todo terminara algún día. Te pido perdón por el momento en que te dije que te quería...


Y vengo a despedirme ahora que tengo que irme, ahora que tengo miedo, ahora que aún tiemblo si sé que vas a aparecer por la esquina. Así que, te regalo una despedida antes de marcharme del todo, porque tal vez mañana te dejaré una hoja en blanco pero no sabré qué decirte, y es que siempre se me dieron mal las despedidas... Pero aún así, espero siempre poder abrir el álbum de fotos de mi memoria y pensar que valió la pena conocerte, aunque por entonces no supiera decirte adiós. Y que esta despedida sirva para recordarnos siempre por qué te quedas y por qué yo me marcho.







Viviendo de recuerdos

domingo, 29 de abril de 2012


Ya perdoné errores casi imperdonables.
Ya traté de sustituir personas insustituibles,
y de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné con algunas personas,
pero también yo decepcioné a otras.

Ya abracé para proteger.
Ya me reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también los he roto, y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.
Ya me enamoré por una sonrisa.
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y
tuve miedo de perder a alguien especial
(y terminé perdiéndolo).

¡Pero sobreviví y todavía vivo!
No paso por la vida.
Y tú tampoco deberías sólo pasar,
recuerda que tan sólo estás
en la primera etapa de tu vida.


Adaptación de un texto de
Charlie Chaplin


Algún día...

domingo, 18 de marzo de 2012


Intentaré no preguntarme más veces que “¿por qué?”.

Nos pasamos el día pensando en el pasado, o en qué será del futuro. Pero, ¿y qué pasa con el presente? Deberíamos dejar de comernos tanto la cabeza y preocuparnos por ser un poco más felices.

Lo que realmente es difícil, es cuando tu mente te dice "renuncia" y la esperanza junto con el corazón susurran... "un intento más". Crees dirigir su corazón y el tuyo, pero no, no puedes. La solución que podría parecer más sencilla es la de guardar tus sentimientos y alejarte de esa persona, pero como si fuera tan fácil borrar a alguien de tu mundo...

¿Sabes? Me gusta la gente capaz de comprender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no puede salir del corazón. Y es que muchas veces tenemos el problema de que tu corazón no quiere admitir lo que tu mente ya sabe...

Así que me quedaré con los ganas de ir y preguntarte, ¿qué tal si nos conocemos de nuevo?, ¿no podrías fingir ser como eras?

No puedes reírte siempre por la misma broma, pero sí que podrás llorar durante años por lo mismo.